Meriendas Eclair

El eclair puede ser uno de mis postres favoritos y sin más, hoy nos hemos topado paseando por el gélido Madrid, con una pastelería sólo de ricos Eclair!!

La pastelería se llama «Eclair Madrid», se sitúa en la calle Amaniel 38 y solo lleva 9 meses abierta.

Lo mejor cuando entras a comprar es que puedes ver a través de la cristalera el horno donde los están haciendo. La variedad es inmensa, de limón, 3 chocolates, vainilla y chocolate, más grandes, más pequeños…y lo mejor…están riquísimos!!!

A nosotros no se nos ha ocurrido un plan mejor para hoy…colocar los adornos de Navidad y merendar unos ricos Eclair!

Animaros y disfrutar de Madrid, de Conde Duque y de pequeños placeres como los que ofrece Eclair Madrid 🙂

Anuncio publicitario

La Calderona sale al Ring


Y por fin llegó el momento de entrar en el corral de comedias, sentarse en sus sillas con asiento de mimbre y respaldo de madera, y disfrutar de La Calderona.

A pesar de que parezca que es una obra de Calderón, la Calderona ha sido creada por Yllana. Nunca con anterioridad habíamos asistido a una obra de esta compañía y mucho menos en un festival de teatro «clásico». Y así, haciendo honor a este adjetivo, Yllana hizo lo clásico…sorprender.

David Otonne como directo, Natalia Calderón y Pablo Paz como protagonistas de la obra y productores han creado una pieza única, donde mezclan el teatro clásico y el hip hop..sí, sí, lo que leéis, hip hop.

La primera sensación, cuando ambos actores ataviados con una mezcla de ropas del siglo XVII y un chandal con capucha, salen a escena y se marcan el primer rap…es pensar…¡menuda chapuza!…pero si te dejas, descubres una obra que te lleva de la alegría a la tristeza, del hip hop a la canción de copla…pasando sobre todo por unas actuaciones espectaculares. ¿Cómo lo han hecho? Ni idea…pero de lo que estoy segura es que han arriesgado y han acertado, poniendo al público exigente de Almagro de pie para ofrecer una gran ovación al final de la obra.

El entorno ayuda para que pienses que lo que ves es único, un corral de comedias, sin cubrir, que si alzabas la vista podías contemplar el cielo estrellado de Almagro, la brisa de la noche y la magia de la obra…¿qué más se puede pedir?

Pues os pedimos más obras, más teatro y más noches mágicas. Señores (Yllana y festival de Almagro) gracias por hacernos disfrutar de manera sublime.

Corral de Comedias


Hoy retomamos una de nuestras actividades favoritas…¡el Teatro! Y como no podía ser de otra manera esta entrada en el blog, después de tanto tiempo, se merecía un entorno especial. 

Este año nos hemos venido al festival de teatro de Almagro, en su 40 aniversario, y hemos elegido un lugar emblemático como es el corral de comedias. Declarado monumento Nacional, mantiene la estructura original de un corral de comedias del siglo XVII…¡¡¡No puedo esperar más para verlo!!! disfrutar del ambiente y transportarme a aquella época que sigue tan actual, gracias a eventos como este.

Esta noche se sube el telón para disfrutar de la Calderona, una obra que cuenta la historia de María Calderón, una afamada actriz de teatro en el siglo de Oro….mmmmm ¡interesante! 

Gracias Marcello por otro regalo de cumpleaños excepcional! 

Enrique VIII y su cisma

La curiosidad de ver a Peris Mencheta en el teatro e interpretando un clásico nos llevó a ver Enrique VIII y la cisma de Inglaterra. Una obra algo olvidada de Calderón.

J.G López Antuñano nos cuenta cómo ha versionado la pieza tratando de enfocarla a la parte más humana del monarca, mostrando las consecuencias políticas que tuvo una decisión personal y puramente emocional como fue amar a Ana Bolena.

López Antuñano además tuvo que reorganizar escenas, dar protagonismo a personajes más efímeros dentro del texto, dar agilidad a la obra y quedarse con lo esencial.

El director también nos comenta la métrica utilizada en esta obra, octavas reales, silvas y estrofas de pie quebrado que se reconocen a lo largo de la obra y que tuve que consultar para recordar su definición, jeje. Todo ese trabajo puso sobre el escenario una historia intensa, dramática y envolvente que te mantiene en vilo, al ver a todos sus personajes, rondando a un rey para convertirle en conducto de sus propios deseos. Un rey que tan ciego de pasión y lujuria en ese momento, fue capaz de cambiar la historia por una Bolena tan ambiciosa como hermosa. Otro aspecto a descatar es como a lo largo de toda la obra un par de músicos son capaces de introducirse en las escenas, como dos personajes más. Acompañan a los actores con una flauta de pico y una viola de gamba realzando las escenas y creando un ambiente que permitía adentrarse más aún en el texto y la historia. Así pues no solo Peris nos gustó si no la práctica totalidad de los actores que tan bien defienden su papel dentro de toda la obra. En definitiva un regalo para aquellos que creemos que el teatro clásico es una de las más bellas artes y que nos hace acercarnos a otros tiempos, otras épocas y prioridades que transcurrieron años atrás y disfrutar como si nosotros fueramos parte de aquel momento. Gracias Helena Pimienta por seguir regalando arte.

Imagen

En Triciclo por Huertas

En esta época, las comidas y cenas son la excusa perfecta para quedar con los de siempre o con aquellos con los que hace tiempo que no ves. Además en Navidad también queremos innovar o ir a algún sitio que se salga de la rutina. Si queréis dejar a un lado el bullicio de las calles más céntricas y daros un homenaje, os tenéis que pasar por Triciclo.
Entre Huertas y Antón Martín, el restaurante reúne todo el bullicio del que su calle carece, con una carta original donde puedes degustar sus platos en tres modalidades, raciones, medias y tercios. Al principio los platos te dejan frío ya que son tan variados y diferentes que no sabes muy bien que elegir, pero hay que arriesgarse y pedir y disfrutar de los nuevos sabores que ofrecen sus cocineros.
Para los más acomodados os recomendamos que reservéis si queréis sentaros en su salón y para los arriesgados un picoteo en su barra, podéis probar, porque el Triciclo está en auge y el restaurante se llena de gente que disfruta de buena comida y sobre todo, de la Dolce Vita madrileña.

Imagen

No sólo el vino es para los Reyes

Decía un locutor de fútbol, ya fallecido, cuando narraba los partidos del Atlético de Madrid una frase que siempre me ha gustado mucho que era:”Algo se mueve al sur de la ciudad”. Queriendo imitarle podemos decir que “algo se mueve en el centro de la ciudad”, lo que se está moviendo es el barrio de Conde Duque.

La bodega de los Reyes, situado en la calle Reyes, al lado de Plaza España, es un espacio de los que te demuestran cada día que pasas por el barrio, que algo nuevo y original se está moviendo en él.

Es un espacio para los que nos gusta el vino, conocer su historia, sus detalles y sobretodo catarlos, ofrece uno de esos planes de las tres B’s que decimos Anita y Marcello: Bueno, Bonito y Barato.

IMG_7006

En la Bodega de los Reyes puedes hacer un curso de iniciación a la cata de vinos durante cuatro días, en los que te enseñan desde los distintos tipos de elaboración pasando por los aromas de los vinos y sus diferentes sabores. Si eres más de fin de semana, puedes acudir a una sesión de cata monotemática de las que se organizan todos los viernes y sábados. En todas las sesiones se catan un mínimo de 4 vinos y se acompaña de aperitivos y todo por un precio de 10€.

Pero lo que de verdad tiene mérito es lo que están haciendo Javier y Sonia con el concurso “Cepas de España”, que va a comenzar su tercera edición en Enero. El trasfondo de este concurso es darle voz al que de verdad compra el vino, romper el monopolio absoluto de poder que tienen los críticos de vinos como Robert Parker, consejos reguladores de las denominaciones de origen y demás guías y gurús del vino.

Lo que nos ha fascinado del concurso es que por primer vez se nos va a dejar participar dándonos voz y voto en el concurso a quienes lo consumimos habitualmente, sepamos más o sepamos menos, después las votaciones que hagamos se añadirán a la voz de los expertos, pero nuestra opinión cuenta.

Además se les da un escaparate ideal a las pequeñas bodegas, que con trabajo y capacidad técnica están haciendo grandes caldos en este país, alejados de las grandes bodegas dirigidas por multinacionales con edificios de arquitectos famosos, que no dejan de ser grandes escaparates para nuestro país y por ello cumplen su función, pero eclipsan a otros muchos que siendo pequeños pueden competir en calidad con los más grandes, sino que se lo digan a Peter Sisseck.

Por cierto, si tenéis que comprar un vino para una celebración o simplemente porque se os apetece un buen vino, también lo podéis comprar en la tienda de la Bodega y dejaros llevar por las recomendaciones de Javier y Sonia, que además de cuidar todos los detalles de los eventos y de su tienda, saben perfectamente lo que nos gusta.

Marcello

Imagen

La Pituxa, con aires del Bierzo

Los domingos siempre son buenos para disfrutar de un aperitivo en algún bar de Madrid. Con nuestro afán de descubrir nuevos sitios, caímos en la cuenta de que Arancha se había embarcado en la aventura de abrir un bar en plena Latina, La Pituxa, opción? Ir sin más.

Al llegar encontramos a Arancha detrás de la barra esmerada en atender bien a los clientes, mientras esperábamos, observamos el local casi a estrenar, decorado por la propietaria y sobre todo acogedor, con el tamaño justo para degustar tranquilamente de la oferta de vinos y ricas viandas principalmente de la zona del Bierzo.

Nos dejamos aconsejar por Arancha y nos decantamos por el vino tinto Pyjama, una rica cecina y quesos de la zona. Sin duda fue una buena recomendación y disfrutamos de un buen aperitivo y en muy buena compañía.

Otra de las opciones que ofrece La Pituxa es la posibilidad de deleitar a amigos por el día de su cumpleaños, como fue nuestro caso, regalando una rica cesta con todos los productos del Bierzo.

Os animamos a visitar la Pituxa, degustar productos de calidad, a buen precio y en un ambiente tranquilo, que estando en la Latina, ya tiene mérito!

Imagen

Sal de la lata, Sardina

En nuestras ganas por vivir la dolce vita madrileña, seguimos indagando en lo que de verdad nos gusta. Encontrar restaurantes de las 3 B’s (buenos, bonitos y baratos).

La recomendación que os hacemos hoy cumple totalmente con ese principio de las 3 B’s. No es ni más ni menos que «La Lata de Sardinas», en la Calle Limón número 12, en pleno centro del barrio de Conde Duque.

Conde Duque lleva ya algunos años sorprendiendo como nuevo epicentro de las tendencias más actuales de la capital y hay que decir que la propuesta gastronómica que nos ofrece el chef Álex Del Hoyo, está en consonancia con el nuevo estilo del barrio. 

Imagen 

Queremos destacar el local, ya que con menos espacio no se puede hacer más cosas y tan bien, su decoración abre totalmente la imaginación y creatividad a los comensales. Diseñado además como galería de exposición de nuevos artistas (ver la foto de la portada).

La Lata de Sardinas cuenta con una decoración «vintage» que te trae a la memoria recuerdos de estar comiendo en casa de tu abuela, esperando su plato estrella. Pero finalmente te muestran la carta y te lo quieres comer todo, aunque no sea tu abuela la que cocina (sin que sirva de precedente).

De lo que nosotros pedimos, estaba todo buenísimo, pero destacaríamos el pulpo braseado a la lima con puré de patata morado y tierra de La Vera y las alcachofas en tempura con salsa de hongos y miel. Para acompañar, un vino tinto Pittacum de 2009. Hay que destacar los buenos vinos que se están haciendo en el Bierzo, algo tendrá que ver esa uva Mencía. 

Si cuando veáis la carta os apetece todo, como nos pasó a nosotros, dejaros guiar por los camareros, que en nuestro caso, además de amabilidad, acertó en todo. 

Por último, deciros que si estáis por el barrio ni dudéis en pasar por La Lata de Sardinas, será una experiencia que querréis repetir, como nos paso a nosotros.

Si queréis conocer más sobre la historia del local, podéis ver este artículo (http://bit.ly/1y5utxD). Además, tenemos que apoyar el talento, la creatividad y la valentía de apostar por tu propio proyecto en los tiempos que corren. 

Imagen

Teatro en estado puro. La violación de Lucrecia

Ayer, recomendados por unos amigos, Anita y yo, nos lanzamos a una nuestras pasiones: el teatro clásico. 

Este vez, aparcamos a nuestro querido Lope de Vega y nos sumergimos en el mundo de Shakespeare, pero no en cualquier escenario ni con una actriz cualquiera. Nos fuimos a ver a «La Espert», bajo la dirección de Miguel del Arco y para rematar, el texto, nada más y nada menos, que «La violación de Lucrecia»

Lejos de perder un ápice de su talento con el paso de los años, Nuria Espert, nos dejó, tanto a Anita como a mi y a todos los allí presentes, estupefactos.

Nos ofreció una clase maestra de interpretación con todos sus cambios de registro, su capacidad de movimiento sobre el escenario, su entonación, su dicción, su expresión corporal, su liderazgo frente a un texto, que yo diría que es de lo más complicado que he visto sobre un escenario. En definitiva, nos regaló a los allí presentes , una hora y cuarto de interpretación que dificilmente podremos olvidar.

Imagen

No quería dejar pasar por alto, que la dirección de la obra me ha parecido genial, el tratamiento de las luces y las sombras en el momento adecuado, sin sobrecargar la escena, con un más que acertado juego de sonido en los momentos en los que lo requerían, sin demasiados artificios pero con la suficiente destreza como para dar mayor cohesión a la puesta en escena de Nuria Espert.

Por cierto, el teatro La Abadía, para los que no hayáis estado, totalmente recomendable. Anita y yo, nos llevamos una agradable sorpresa de las instalaciones, es un marco muy apropiado para representaciones de esta factura.

Simplemente despedirme agradeciendo a nuestros amigos por la recomendación, esperamos que nos hagáis muchas más, siempre estamos abiertos a ellas.

Os dejo nuestro correo: anita.marcello.dolcevita@gmail.com

Por cierto, ayer comenzó el mundial de fútbol, es cierto que no jugaba España, pero el Teatro estaba lleno, por lo que se demuestra que si la calidad del Teatro es buena, a la gente le da igual pagar más o menos de IVA.

Marcello

Oribú Gastrobar, cocina «mediterranesa» de autor

Hace unas semanas que ha sido el cumpleaños de Anita, como mandan los cánones de un caballero italiano, Marcello la invitó a pasar una velada romántica.

Sin querer alejarme de nuestra filosofía de «Dolce Vita Madrileña» y caer en la tentación del «postureo máximo» de otros sitios madrileños, encontré el Oribú Gastrobar.

En pleno centro de Madrid, en la calle Barquillo, se encuentra este restaurante que es una buena expresión de los cambios y las fusiones que ha experimientado nuestra cocina en los últimos años. El chef del restaurante, Oscar Horcajo (discípulo de Chicote, lo digo ahora que está de moda) es el encargado de servir platos muy bien cuidados, de altísima calidad y riquísimos.

La carta está llena de fusiones entre la cocina mediterránea y japonesa, cuando le echas un vistazo te dan ganas de pedirlos todos, pero tened cuidado, que hay que dejar sitio para el postre porque ten por seguro que los querrás probar todos y cada uno.

Nosotros destacamos de la carta, la tortilla de patata en tempura, los futomakis y de postre, la torrija de sobao pasiego. El único pero que le puedo poner, es lo poco arriesgada de la bodega del restaurante, demasiados Riojas y creo que Ramón Bilbao, no pega en la carta de este resturante, pero es mi humilde opinión.

El ambiente del local es perfecto, la decoración muy cuidada, todo esto unido a la comida hacen de Oribú Gastrobar un sitio altamente recomendable para quien quiera tener una gran experiencia gastronómica cuando se encuentre disfrutando del centro de Madrid.

Por cierto…a Anita le gustó mucho su regalo de cumpleaños, solo espero que el que le tengo reservado para Julio le guste también, pero ese ya dejaré que os lo cuente ella.